Pasar al contenido principal
Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano

Poblamiento americano

La mayor parte de los investigadores están de acuerdo en que los primeros americanos (Homo sapiens sapiens) llegaron hace unos 16.000 o 14.000 años cruzando el Estrecho de Bering, que une Siberia (en Asia) con Norteamérica. Sin embargo, varios investigadores han propuesto un poblamiento americano mucho más antiguo, entre los 20.000 y más de 50.000 años antes del presente. La evidencia más abundante para sostener esto procede de una serie de aleros y yacimientos ubicados en el Noreste de Brasil, el principal de ellos llamado Pedra Furada. En ese yacimiento se han encontrado restos de instrumentos de piedra muy sencillos, de una antigüedad de hasta 50.000 años.

El debate tiene un aspecto inesperado: investigaciones recientes muestran que los monos capuchinos que habitan los alrededores de los sitios utilizan herramientas de piedra. Los monos se acercan a los lugares donde afloran rocas, seleccionan alguna que consideran de tamaño adecuado y la utilizan como percutor para cascar nueces, usando una roca más grande y achatada a modo de yunque. Además, en otros casos golpean una roca contra otra y luego lamen el polvillo que se genera tras los golpes, posiblemente como una manera de obtener minerales que son poco comunes en su dieta. Como resultado, muchas veces las piedras utilizadas se parten y generan fragmentos de roca muy similares a los producidos por seres humanos al tallar herramientas de piedra. Esto llevó a que algunos autores sugiriesen que en el origen de estos sitios podían estar los monos, junto con otros agentes naturales. Sin embargo, hasta ahora nadie había comparado ambas líneas de evidencia.

El arqueólogo Agustín Agnolín (Instituto de Antropología y Pensamiento Latinoamericano y CONICET) y el paleontólogo Federico Agnolín (Museo Argentino de Ciencias Naturales, Fundación Azara y CONICET), decidieron comparar las herramientas de piedra encontradas en Pedra Furada (supuestamente de los primeros americanos) y aquellas que hoy en día hacen los monos capuchinos. Los investigadores utilizaron información previa publicada por varios investigadores, incluyendo fotografías y descripciones escritas. El resultado fue sorprendente: no había ninguna diferencia entre las herramientas de hace 50.000 años y las producidas por los monos: ambas eran sumamente sencillas en su manufactura y consistían siempre en guijarros fracturados, yunques, martillos y fragmentos de roca con sus bordes mellados, pero nunca aparecían otros tipos de herramientas. Además, siempre estaban confeccionadas en variedades de rocas provenientes de los alrededores de los sitios y nunca sobre rocas provenientes de otros lugares. Esto es además sumamente inusual para cualquier grupo humano moderno conocido, que suelen utilizar una variedad mayor de artefactos y de tipos de rocas para hacer herramientas. Sumado a esto, era sumamente inusual que durante 35.000 años estos rasgos se mantenían sin cambios, no se había modificado substancialmente ninguna parte de su tecnología.

La conclusión era que Pedra Furada y los otros sitios antiguos del Brasil no eran más que el producto de monos capuchinos quebrando nueces y rocas hace unos 50.000 años antes del presente. Esto no sólo rechaza la idea de un poblamiento sumamente antiguo de estos sitios, sino que sugiere que los monos capuchinos y sus antepasados llevan muchos miles de años utilizando herramientas de roca.

Referencia bibliográfica: Agnolín, A. M., & Agnolín, F. L. (2022). Holocene capuchin-monkey stone tool deposits shed doubts on the human origin of archeological sites from the Pleistocene of Brazil. The Holocene, 09596836221131707.

Link al artículo: https://doi.org/10.1177/09596836221131707

Foto 1: Mono Capuchino fracturando nueces utilizando una roca como martillo y otra más grande como yunque.

Foto 2: Mono Capuchino fracturando frutos utilizando una roca como martillo y otra como yunque en un sitio arqueológico, como puede verse por la presencia de pinturas rupestres en la pared rocosa del fondo.

PH: Tiago Falótico.